En estos tiempos tan inciertos, en los que resulta todo un riesgo alquilar tu casa a un desconocido, resulta más que nunca necesario, contar con la ayuda de una carta de recomendación vecinal.

Ya hemos visto en otras ocasiones, la necesidad de solicitar al arrendatario una carta de recomendación personal del antiguo propietario, alegando y dando constancia del correcto comportamiento económico, y que la persona se haya mantenido al corriente de los pagos, mes a mes y sin ningún problema añadido que pueda ser causa de sospecha y recelo.

Ahora bien, en la mayoría de las ocasiones, el dueño del inmueble no vive en la misma comunidad, por lo que puede estar al tanto de las transacciones económicas, pero no por ello, ser conocedor del comportamiento de su inquilino. Si es o no ruidoso, si molesta al resto de vecinos, si tiene una correcta actitud con el portero, si mantiene limpio su rellano… y otras tantas cuestiones que difícilmente serán conocidas si no se vive cerca de su entorno.

Recomendación vecinal

Es por ello, que la carta de recomendación vecinal adquiere una importancia relevante a la hora de aceptar un nuevo inquilino en la comunidad. No basta únicamente con que sea solvente y puntual pagador, también es necesario que su comportamiento sea acorde con el resto de vecinos y propietarios de la finca.

A continuación, veremos los pasos a seguir para redactar correctamente la carta de recomendación vecinal, y en la parte inferior, expondremos varios ejemplos actualizados con modelos de cartas ficticias, pero que se corresponden con los casos más habituales que podemos encontrar a modo de ejemplo.

 Cuatro pasos para redactar correctamente la carta

De acuerdo a las normas y pasos que se establecen a la hora de redactar una carta de recomendación, veremos al respecto, los apartados de este tipo de documentos, referidos siempre al contexto de la recomendación vecinal, como requisito de confianza que se solicita a los nuevos inquilinos.

Identificación:

Seguramente, la persona interesada en alquilar una vivienda, debe mantener contacto con diversos dueños de inmuebles, hasta llegar a un acuerdo y establecerse de manera permanente. Es por ello, que la identificación del receptor debe quedar abierta sin personalizar. Puede bastar con una simple frase “comodín” que sirva para todos los caseros:

A quien corresponda:

Contexto:

Se trata de informar sobre la relación que une a la persona que redacta el documento, con la persona recomendada y que va a beneficiarse de él. Debido a que se trata de una recomendación vecinal, el contexto requiere, por tanto, una información relevante procedente de un vecino directo. La información debe cumplimentarse con la dirección y localidad donde el inquilino estuvo residiendo, así como las fechas o periodos bien establecidos en los que tuvo lugar dicha relación.

También sería conveniente para la persona que lee la carta, datos tan relevantes, como la situación del vecino. No es el mismo conocimiento cuando los vecinos comparten pasillo y ascensor, que vecinos distanciados por varios pisos, que apenas coinciden en las zonas comunes.

La recomendación:

Tras un contexto en que quede claro la legitimidad del vecino para poder opinar al respecto del nuevo arrendatario, viene la frase de recomendación. En este paso, simplemente se trata de animar al nuevo dueño o arrendador, a que acepte a la persona como nueva inquilina, destacando las virtudes y características positivas que puedan aportarse para aumentar la confianza.

No es necesario puntualizar los aspectos positivos de la persona. Muchos arrendadores se conforman con conocer que en el pasado no ha habido ningún tipo de problema, y que no existen quejas ni problemas de impagos. Pero tampoco viene mal conocer los aspectos positivos, si así fuese el caso. Por ejemplo, que ayuda con las bolsas de la compra a las personas mayores, que se ofrece como voluntario a la hora de gestionar problemas de la comunidad, que tiene conocimientos de fontanería y que suele colaborar con el mantenimiento de la grifería de las zonas comunes, que cambia las bombillas fundidas del portal, riega las plantas…etc.

El cierre o despedida:

La carta finaliza con una despedida cordial, siempre quedando a disposición del destinatario, para responder cualquier duda que pueda surgir entorno a la persona recomendada. Para ello, se anotará el nombre del vecino, junto con los datos personales que mejor disponga para responder, ya sea el teléfono personal o incluso el correo electrónico.

En la parte inferior central, puede aparecer la firma del vecino, y la fecha en que se ha redactado el documento.

Para más información, o información complementaria en otros tipos de cartas, recomendamos visitar los siguientes enlaces:

Carta de recomendación laboral

Carta de recomendación comercial

Vídeo descriptivo:

Carta de recomendación de un vecino a quien corresponda

Miguel Hernández Soto

Avenida Nichupté nº 12

Cancún (México)

A quien corresponda:

Mediante la siguiente carta, quiero informar sobre la relación que me une con Isidro Cantero, el cual ha sido mi vecino en la dirección anteriormente citada, entre febrero de 2015 y enero de 2018. Compartíamos el rellano del segundo piso, siendo yo la puerta A y Isidro la puerta B.

A lo largo de estos años, se ha comportado como una persona muy comprometida en resolver los problemas de la comunidad, participando de una manera muy activa en las juntas vecinales. Su actitud proactiva y resolutiva, ha sido una de las características por las que año tras año era votado como presidente de la comunidad.

Respecto al trato personal, debo admitir que Isidro se comportó de manera educada, no solo conmigo, sino que me consta que lo hizo igual con el resto de vecinos. Sin dar ningún problema a la comunidad, sin hacer ruidos ni causar ningún problema reseñable.

Por todo ello, recomiendo encarecidamente a Isidro como vecino, y quedo a disposición de quién así lo necesite, para responder las dudas que puedan surgir, en mi teléfono particular 9138493232.

Atentamente

En Cancún, a 11 de enero de 2018

Miguel Hernández

(firma)

Recomendación vecinal en grupo

En ocasiones, la recomendación puede proceder de toda la comunidad, siendo una carta firmada por la mayoría de los vecinos, sin tener que atender a la opinión de una sola persona, que bien pudiera ser amiga del recomendado. De este modo, la confianza en este tipo de cartas es aún mayor y la fiabilidad y credibilidad del nuevo inquilino aumenta considerablemente.

Asociación de vecinos del portal nº 2 de la calle Epigmenio González, de Guadalajara (México)

A quien corresponda:

Por medio de la presente carta, queremos expresar nuestra más sincera recomendación en favor de Isidro Cantero, el cual ha sido vecino de nuestra comunidad, desde el 12 de febrero del año 2015, hasta el pasado 10 de enero de 2018.

Durante todo este tiempo, el señor Cantero se ha comportado de manera ejemplar con cada uno de los vecinos. Siempre atento a los problemas que aparecían, aportando soluciones y demostrando su capacidad de responsabilidad a la hora de efectuar las gestiones que correspondían a los asuntos comunes.

Dispone de una amplia capacitación en fontanería, jardinería y electricidad, por lo que en este tiempo, no ha sido necesaria la contratación de personal ajeno a las instalaciones. Su labor en cuanto a mantenimiento y limpieza es excelente.

Adjuntamos junto a esta carta las firmas con los teléfonos y correos electrónicos de la mayoría de los vecinos, que de esta forma damos nuestro fiel testimonio, y reiteramos nuestra recomendación en favor de Isidro.

En Guadalajara, a 11 de enero de 2018

Adjunto firmas y datos de contacto

Como nota final graciosa, dejamos este enlace del periódico la vanguardia, en el que aparece una carta a los vecinos, quejándose del ruido.

Carta de recomendación vecinal – Pasos y ejemplos
5 (100%) 1 vote