Modelo de carta de convivencia

Las cartas de convivencia son documentos, habitualmente escritos por colegios o entidades educativas, cuya finalidad es la de informar y orientar a los alumnos, padres y propios profesores y educadores sobre los valores y principios que rigen dicha entidad.

Se trata de hacer hincapié en aquellas iniciativas y responsabilidades que suponen un modelo diferente a la educación pública o regular y que marca una nota de distinción y de sello de identidad.

Por tanto, podemos decir que las cartas de convivencia basan sus cimientos en los propios principios del colegio, ya tenga tintes religiosos o no, y en los compromisos asumidos por el conjunto de la comunidad educativa.

La mayoría de colegios que muestran estas cartas suelen ser centros católicos que presentan el mensaje de Jesús y los valores que en la biblia se representan, siendo consecuentes con la propia misión docente de la Iglesia Católica. Pero también podemos encontrar colegios que perteneces a otras identidades religiosas e incluso políticas, que tienen sus propios puntos de vista de cómo se debe educar.

Modelo de carta de convivencia:


Colegio Público Nuestra señora de la cueva

La comunidad educativa del colegio público Nuestra señora de la cueva, de Madrid, recoge mediante la siguiente carta de convivencia, los principios y valores en los que se basa la educación de nuestro centro, a la vez que es seña de identidad y compromiso.

Exponemos nuestra intención de educar dentro de un entorno pacífico, en un claro clima de convivencia que permita el correcto desarrollo funcional, psíquico y físico de los alumnos, reforzado por los principios y valores de respeto por los derechos humanos y el ejercicio de la democracia. Por ello, expresamos los siguientes valores que basan los fundamentos de la convivencia de nuestro centro:

1 – Respeto por todos y cada uno de los miembros que participan en la comunidad educativa.

2 – Aceptación de la diversidad cultural mediante la identificación y la eliminación de barreras, participando en la difusión de las distintas culturas, no para separar, sino para unir. Buscando la integración y la educación para todos y todas.

3 – Auto responsabilidad por parte de los educadores a la hora de trazar los distintos planes escolares, que permita interpretar el correcto progreso de los alumnos, desde una visión positiva y constructiva.

4 – Promover la cultura de la paz y el rechazo a la violencia, en todas sus facetas, ya sea física o verbal, de acuerdo con los principios de libertad, justicia, tolerancia y solidaridad y sosteniendo herramientas tan útiles como el dialogo o la negociación.

5 – Educar bajo valores humanos que respeten el derecho a la vida de las personas, de los animales y del medio ambiente. Nuestra obligación será por tanto estimular los distintos sentidos ecológicos, proyectos humanos, reciclaje y perfecta convivencia de todos los seres que habitan el planeta.

6 – Búsqueda del optimismo y la positividad como anhelo de un progreso justo y efectivo y una educación que busque la felicidad y se aleje de la tristeza, estrés o depresión.

Todos estos principios de convivencia implican tanto la colaboración y cooperación de los profesores, como del resto de centros educativos asociados, así como de familiares y entidades que participan de manera activa en nuestra ciudad.

(Firma)

Fdo. Manuel Soto

Director de Nuestra señora de la cueva