La carta responsiva – Cómo hacer y ejemplos

A la hora de escribir correctamente un modelo de carta responsiva, utilizaremos una carta en la que expresaremos nuestro deseo de delegar cierta responsabilidad hacía otras personas, cercanas o allegadas a nosotros de modo que esta carta sirva como un documento escrito acreditador que evite problemas de responsabilidades.

¿Para qué sirve la carta responsiva y cómo puede utilizarse? Vamos a ver ciertos ejemplos y casos en los que se hace necesario la utilización de este tipo de correspondencia.

No al uso de una carta que se envía a otra destinación, sino como carta que debe guardarse a modo de seguro, para evitar posibles problemas en el futuro, o para salvaguardar tanto el patrimonio como la responsabilidad civil propia. Los casos más habituales son los siguientes:

Carta responsiva de equipo:

Es habitual cuando un trabajador accede a un nuevo puesto de trabajo, que la empresa le entregue diferentes tipos de materiales de trabajo. Es lo que se conoce como equipo de trabajo, pero también puede referirse a maquinaria, uniformes y otros tipos de aparatos necesarios para el desempeño de su cargo.

Destacan también aquellos equipos de seguridad que se entregan al trabajador para su correcta utilización. El casco, chalecos, guantes, zapatos con suela metálica, gafas y otros utensilios que el trabajador debe cuidar.

No es necesario que se trate de un trabajador. En ocasiones, cuando un cliente realiza una visita a las instalaciones, o cuando otra empresa colabora de manera estrecha, suele requerir la utilización de un equipo que luego debe retornar en perfecto estado, o al menos con las marcas de uso.

A través del siguiente enlace: Carta responsiva de equipo

Pueden visitar algunos modelos de carta responsiva de equipo para proteger el material, en el que ambas partes se comprometen a su cuidado y en el que se explican el modo y las condiciones de devolución y 2 ejemplos para descargar.

Carta responsiva de automóvil:

La carta puede servir para establecer por escrito por ejemplo una cesión de un vehículo, por ejemplo en un caso de alquiler de vehículos de motor, en los que la responsabilidad recaerá siempre sobre la persona que conduzca en ese momento.

Responsiva vehicular

Cualquier otro uso indebido queda totalmente aclarado gracias a la carta responsiva, nos referimos a posibles multas o accidentes involucrados. La carta responsiva en este caso no exime de toda culpa.

De la misma manera, el vehículo puede formar parte del equipo necesario de trabajo de la persona, tal y como hemos visto en el apartado anterior. Es por ello, que debe especificarse el alcance de la responsabilidad al ejercer de chofer.

Responsiva de autorización para a un menor:

Del mismo modo, la carta responsiva puede hacerse valer en otras ocasiones como por ejemplo aquella carta que permite a un hijo disponer de vacaciones cuando se haya recluido en un colegio interno. En este caso la carta necesita obligatoriamente la firma del tutor o de los padres del menor o de aquellas personas que dispongan de la patria potestad, que serán quienes asuman la responsabilidad del menor.

Otros usos habituales son para permitir la autorización a acceder al menor a un curso académico, o a la participación de una actividad lúdica o deportiva.

Responsiva de trabajo:

De igual manera que las autorizaciones anteriores, existe la carta responsiva de trabajo o laboral, que según las regulaciones de la ley vigente, permitan la incorporación de un menor de edad a un puesto laboral.

En México puede consultarse la ley Federal de Trabajo en sus artículos 22 y 23, donde los menores aparecen como incapacitados de tomar decisiones por sí mismos. Para proteger a los menores, algunas leyes impiden el acceso al trabajo, si no es autorizado por los padres, tutores o personas responsables del menor.

Carta responsiva de compra venta vehicular:

Otra situación habitual en los que se utiliza este tipo de cartas en la compra y venta de vehículos. Al formalizar el trámite, deben aclararse ciertas responsabilidades sobre posibles desperfectos o averías que pudieran aparecer.

Generalmente, se exime al vendedor la responsabilidad de los desperfectos que puedan aparecer después de la compra. Resultará por tanto necesario que el comprador revise por su cuenta el vehículo y asuma el riesgo que existe al adquirir un bien de segunda mano. Una vez firmados los documentos, será el nuevo dueño el encargado de asumir la responsabilidad tanto civil como penal o de tránsito inherente al vehículo.


Y por supuesto, también existe el uso de responsabilidad dentro de otros ámbitos más jurídicos o civiles, como por ejemplo en el caso de la construcción, donde un constructor puede firmar una carta responsiva haciéndose cargo de pagar la obra aunque los acreedores desaparezcan, comprometiéndose a pagarlo de su propia cuenta.

Otros enlaces de interés con información complementaria:

La carta de responsabilidad

La carta poder

Vease también el siguiente formato de carta responsiva.

Ejemplos

Carta responsiva eludiendo responsabilidades:


Camiones Dobles

Agencia de transporte

Calle Marín 33

Barcelona

12 de enero de 2018

Sr. D. José García Ribagorda

Prado del rey 92

Madrid

Muy señor nuestro:

En respuesta a su carta de ayer, y después de lamentar el percance sufrido en el envío de su mercancía, con todo sentimiento hemos de manifestarles que no nos es posible atender su reclamación, ya que concertamos que dicho transporte sería por su cuenta y riesgo.

Por lo tanto, como según puede acreditar la compañía vendedora, la mercancía salió de fábrica en perfecto estado, en virtud de lo cual, es a Usted únicamente a quién le corresponden los daños sufridos.

reiterando nuestro pesar por lo ocurrido, quedamos siempre a sus ordenes.

Camiones dobles

(Gerente)

(firma)

Carta responsiva 2:


Madrid, a 12 de enero de 2018

C/ los álamos nº 3 01002

Yo, don Miguel López, propietario de la empresa constructora “Háganse s.a.” con DNI: 44949490349, certifico que:

En caso de que la obra no pueda seguir su curso habitual por falta de capital ya sea culpa nuestra o ajena al conjunto de socios e implicados, y tras el estudio de la situación, se considera imposible financiar mediante la venta total o parcial de los inmuebles, me considera RESPONSABLE directo de solucionar dichas deudas y restablecer el capital necesario para la finalización de la obra mediante la adjudicación de mis cuentas y bienes propios. Ninguna otra persona aparte de mi sufrirá ningún cargo ni sanción, ni será obligada a realizar los pagos.

Y para que conste lo firmo:

Miguel López

(firma)

La carta responsiva – Cómo hacer y ejemplos
4 (80%) 3 votes

Dejar un comentario