La carta notarial es aquella carta redactada o supervisada por un notario el cual debe certificar la fecha de emisión y recepción. De esta manera, se evitan discusiones estériles sobre si la carta llegó o no a tiempo. El notario, en todo momento indicara la fecha de recepción de la carta.

Existen casos en los que se hace necesario escribir una carta notarial, sobre todo en temas laborales, como en el caso de un despido, en el que el tema es tan sensible que se requiere un acto de fe por parte del notario de forma que el trabajador sepa que es despedido y no pueda aludir que no recibió la notificación.

Existen también conflictos a la hora de darse de baja de algún servicio, en cuyo caso, una carta notarial puede ser la solución a dicho conflicto, ya que muchas empresas suelen desestimar aquellas cartas simples de baja y que no tienen constancia de ser recibidas, por lo que ignoran la carta y continúan cobrando el servicio. Es triste, pero mientras la justicia o los gobiernos no lo paren seguirá ocurriendo.

La carta notarial, como es lógico, tiene un coste superior al de una carta simple normal, por ello no conviene requerir este tipo de cartas si no se trata de un tema serio o trascendente.

Modelo de carta notarial por deuda:


Manuel Gómez
C/ Diamant, 12, 4º
28080 Madrid

Empresa de Telefonía FONOS
C/ Pablo Picasso 3

08033 Barcelona

Barcelona, 22 de julio de 2017

Sr. Manuel Gómez:

Nos ha informado nuestro departamento de contabilidad que desde el pasado día 30 de enero de 2012 usted no paga sus facturas y su deuda asciende a 230 euros con 80 céntimos.

Le remitimos esta carta notarial con el fin de hacerle saber que en el plazo de dos meses si continua el impago nos veremos en la obligación de suspender el servicio telefónico con usted y tramitar la denuncia correspondiente a las diligencias penales, fiscales así como incluir su nombre completo en la lista de morosos.

Sin otro parecer, le saluda atentamente

Don Raúl Gutiérrez Serna

Director de la empresa Fonos.

(Firma)