Vamos a dar algunos consejos sobre cómo se debe escribir una carta a una hija. Siempre desde el punto de vista de unos padres que quieren lo mejor para ella, que consiga motivar y que consiga al menos, que la relación entre ambos sea un poco mejor y un poco más especial. Cuando en el futuro nuestras hijas tengan problemas más difíciles, que puedan recurrir a nuestra carta en busca de las palabras que puedan animarlas y hacerlas sentir mejor.

Consejos para redactar una carta a mi hija

Los siguientes consejos valen igual para una carta a una hija en su cumpleaños, que una carta a una hija de 15 años, o si está embarazada, o si se acaba de convertir en una rebelde adolescente que ya no escucha y que no hay otro remedio que hacerlo por escrito. Cuando las palabras nacen de dentro, y se dicen con amor, el mensaje siempre llega limpio y puro. No sabemos si conseguiremos nuestro objetivo de acercarnos a ella, pero al menos, habremos dado lo mejor de nosotros mismos.

Carta para una hija

1 – Decir que la amas:

Las frases de amor no pueden exagerarse. Cuando los padres hablan del amor que sienten por sus hijas, ellas ya saben que es verdad. Y cuando entienden que las personas que las quieren son aquellas de las que mejor pueden fiarse a la hora de buscar un consejo o una opinión, sin duda lo harán. Pero primero deben saber que son amadas de verdad. Por eso, nunca sobra en una carta a una hija el decirle que la quieres y que la amas.

Es como abonar la tierra de un huerto. No sabremos si la planta crecerá recta o torcida, pero al menos habremos puesto la mejor de las calidades y los mejores abonos para que crezca sana y fuerte.

2 – Transmitir confianza:

No viene mal transmitir confianza a nuestra hija, sobre todo cuando están en esas edades de inseguridad, que cualquier cosa es motivo de miedo y de rechazo.  Conviene decirle “Creo en ti”, “eres mi hija y yo te amo”, “Confío en ti” “Eres hermosa”.

Si sospechamos que la tristeza de nuestra hija tiene que ver con su físico, conviene repetirle muchas veces lo hermosa que es y lo hermosa que se ha vuelto. A veces, las hijas adolescentes no aprecian los cambios en su cuerpo y se atemorizan. Los compañeros del colegio no ayudan en ese sentido, siempre tendiendo a ridiculizar aquellas partes que destacan.

3 – Hablar sobre el día que nació:

Podemos comenzar la carta a una hija justo por el principio. Podemos comenzar hablando sobre el primer día que vino al mundo y lo felices que nos hizo sentir su presencia. Sobre la primera vez que la abrazaste, el bebé tan hermoso que era… Todo aquello que despierte sentimientos bellos de bondad y de amor.

4 – Restar importancia a sus problemas.

Seguramente tu hija tenga los problemas típicos de su edad. Y seguramente tenga ese orgullo perjudicial de las personas que empiezan a darse cuenta que pueden valerse por sí mismas, y se creen que pueden con todo.

Por eso, es importante hacerles llegar el siguiente mensaje:

“No importa lo que te ocurra o lo que hayas hecho, somos tus padres, y te vamos a ayudar en todo lo que podamos, sin juzgarte y sin menospreciarte”. “Podemos entre ambos idear un plan para ver cómo resolvemos el problema” “Seguramente, se pueda solucionar y nos sirva como una lección, no solo a ti sino también a mí.”

5 – Habla con honestidad

No siempre sabemos como se siente nuestra hija y no estamos seguros de lo que piensa de nosotros. Resulta difícil no tratar de escudarnos y proteger nuestro ego, echándole las culpas ella o a otras personas. Pero en el fondo, sabemos que mucha responsabilidad es nuestra. Por ello, uno de los mejores consejos que puedo dar, y que lo sé por experiencia, es que hay que escribir con honestidad, sin miedo a ser vulnerables.

No rehuyas de expresar tu profundo amor por tu hija. No te preocupes de lo que pueda pensar o no pensar. La verdad es sólo una, y las palabras son poderosas y transformadoras. Tu hija quiere sentirse comprendida, que siempre es ella la que se equivoca, y que aunque así fuera, siempre tendrá nuestro amor. Pase lo que pase.

6 – Otros consejos:

  • Mira antiguas fotografías de tu hija. Seguro que aparecen recuerdos o momentos que conviene recordar. También puede ser que te inspire algún momento difícil anterior, que comparado con los momentos actuales le resten importancia. Una mirada al pasado siempre resulta positivo.
  • Piensa en sus pasiones, en sus cosas favoritas, las que le motivan y le hacen sonreír. Seguramente encuentres un tema con el que poder romper el hielo, que permita que la carta sea un poco más cercana y que le haga sentirse mejor.
  • ¿qué te habría gustado leer de tus padres? Seguramente, si piensas en tus propios padres, te vendrán a la mente aspectos o cosas relacionadas con ellos que te habría gustado escuchar o leer. Pues de la misma manera es posible que se sienta ella.

Ejemplos

En Guadalajara a 4 de junio de 2018

Querida hija:

Siempre habíamos pensado que te encontrabas a gusto en casa con nosotros. La verdad es que nos ha sorprendido que hayas decidido marcharte, así tan rápido. No estábamos preparados para asumirlo.

Creemos que es bueno que busques tu espacio en la vida. Que te independices y que te labres un futuro por ti misma. Pero nos sabe mal que lo hagas sin contar con nosotros. Podemos ayudarte en muchos aspectos. Podrías tratar de quedarte un tiempo más hasta que tus ahorros te permitan comprar tu propia casa, en lugar de ir de alquiler.

Siempre he confiado mucho en tu inteligencia. Me has demostrado en estos años que eres una niña muy inteligente, y que sabes defenderte tu sola. Pero es de inteligentes también aceptar la ayuda y aceptar los consejos de tus padres.

Quiero que analices bien todas las opciones que tienes, y que no descartes lo que te proponemos. Si vuelves no te echaremos nada en cara. Al contrario, nos alegraremos de que hayas tomado la mejor decisión.

Un abrazo de tus padres que quieren lo mejor para ti.

 

Carta a mi hija
4.5 (90%) 2 votes