La carta de intención es un documento  que se escribe como preacuerdo entre dos personas o dos entidades que tienen el compromiso y la intención de proceder más adelante y formalizar un contrato. Se asemejan a un contrato, pero a diferencia de éstos, no es vinculante.

Podemos pensar que el hecho de que la carta de intención no sea vinculante le hace perder su valor o su utilidad como herramienta práctica. Pero la realidad es que sirve para constancia de voluntad, y dicha constancia, puede ser prueba suficiente para que otros clientes u otros participantes decidan retirarse.

Además, la propia carta de intención implica la existencia de una negociación, donde suelen aparecer, aquellas cuestiones más fáciles, de mutuo acuerdo. Dejando para el verdadero contrato, aquellas cuestiones más complejas que requieran de mayor negociación.

Las cartas de intención corresponden a aquellas misivas en las que se quiere informar de un procedimiento sin ser vinculantes ni tener el valor de un contrato. La única función de este tipo de cartas es la de informar. La persona que redacta la carta no está obligada jurídicamente a cumplir con lo escrito.

En ocasiones, como fase previa a una negociación, se suelen utilizar las cartas de intención para dejar claros algunos conceptos. Siempre se presupone que el propósito será cumplido, ya que es nuestra imagen la que juega un papel importante para dicha negociación o para futuras negociaciones.

Para qué sirve la carta de intención

Firmando la carta de intención

Los usos más habituales de este tipo de documentos intención los encontramos en los siguientes apartados:

1 – Educación:  Con frecuencia aparecen estos preacuerdos en los procesos de admisión de las personas a los centros educativos y para la distribución de las becas. También es habitual, una vez terminados los estudios, pueden plantearse acuerdos para cursar maestrías o posgrados.

2 – Mundo laboral: También aparece este recurso dentro del mundo del trabajo, conocida como carta de intención laboral, en el que tanto el empresario como el trabajador, formalizan un precontrato, no vinculante, para que próximamente pueda ser formalizada. En estos casos, la carta de intención suele recoger algunas cláusulas de interés mutuo, que después se cumplirán en el contrato laboral resolutorio.

3 – La compra venta comercial: En este caso, la parte vendedora se compromete a realizar la venta al precio estipulado, mientras que la parte compradora expresa su interés por adquirir el producto o servicio ofertado. No resulta un contrato real de compraventa, pero sí que ofrece unas garantías a ambas partes de finalizar el proceso más tarde, sin riesgo a perder la venta, o al cliente a perder el servicio.

4 – Participación: Por último, la carta de intención puede mostrar el deseo de participación por parte de una persona o entidad, sobre cualquier tipo de plataforma que requiera la presencia solicitada. Por ejemplo, la participación en una charla o debate, acudir como entidad en representación de una marca, participar en una manifestación…etc.

Más información en los siguientes enlaces:

Información

Apelación

Notificación

Ciudad de México a 12 de mayo de 2018

Para: Grupo de redactores ANMAPOX S.A.

De: Manuel Gómez Gómez
Aprendiz de redacción

Asunto: Participar en la campaña 2018

Les escribo esta carta para confirmar mi intención de participar en la campaña de redacción 2016 que ustedes promocionan en su revista. Como todos los años, estoy dispuesto a costearme el viaje de mi propia cuenta e instruir a los nuevos participantes que este año vengan por primera vez.

Un saludo afectuoso

Manuel Gómez

(firma)