Vamos a ver cómo redactar de manera fácil y sencilla una carta informal. Las cartas formales ya las hemos visto, por ello, ahora pasaremos a ver cómo redactar un modelo de carta informal:

Si existe una amistad o un conocimiento y confianza previa, una manera de no echar a perder esa amistad es por medio de las cartas, las cartas o las comunicaciones serán las que lograrán mantener vivo ese sentimiento si se saben redactar correctamente.

Para poder dirigirse a alguien de manera impersonal, primero habrá sido preciso que, por medio de la presentación de un tercero, le hayamos conocido. Entablado ya el conocimiento, una comunidad de gustos, aficiones o actividades, que pueden conducir a la amistad. Y establecida la amistad, ésta puede merecer el calificativo de íntima o fraternal, cuando se descubre que una coincidencia de ideas y sentimientos puede estrechar aún más la relación amistosa.

En dichos casos en los que la carta va dirigida a un verdadero amigo, no necesita de conocimientos gramaticales, y basta la cultura más rudimentaria para cautivar por su interés y emoción. La carta por tanto nunca pecará de suficiente informalidad, y sólo debe ser dictada por el corazón, sin intervención alguna del cerebro.

¿Qué debemos tener en cuenta?

Primeramente debemos fijarnos en que al tratarse de una carta a un amigo o una persona allegada, el tono o lenguaje de la carta debe ser cordial y sin palabras cultas o difíciles de comprender, debe ser un texto cercano , simpático y que transmita un buen rollo.

Si no sabes cómo empezar, puedes hacer lo que se hace en todo tipo de cartas, que no es otra cosa que colocar, el lugar y la fecha en la parte superior izquierda. Después, en la parte superior derecha irá el encabezado seguido de dos puntos, por ejemplo: “Hola Pepito:”
Y debajo, un párrafo donde ya nos explayamos y escribimos todo lo que queremos transmitir a la persona a la que va dirigida.

Por último, la despedida, que se pondrá abajo a la derecha, y debajo la firma.

 Carta informal a un amigo:


14 de enero de 2017

Mi muy querido y simpático Francisco: Empezaré por decirte que a pesar del encabezamiento, esta carta va dirigida también al resto de tu familia y allegados.

El día de mi santo lo pasé muy bien aunque la falta de vuestra compañía restó alegría a la fiesta.

Mucho agradecí vuestra felicitación y espero que la próxima semana podrá darme ya el gusto de abrazaros.

Cariñosos saludos a todos, y para ti el más cordial apretón de manos de tu siempre incondicional amigo,

Manuel

(firma)


Carta informal de invitación a una boda:

Bilbao a 12 de enero de 2017

¡Hola paco:

Me enorgullezco de invitarte a la boda de mi hija que tendrá lugar el próximo día 12 de enero en Madrid. Quiero aprovechar para mandarte saludos de mi mujer Rocío y de los peques. ¿Cómo va la vida? ¿Ya escribiste tu libro?

Tengo muchas ganas de verte y que podamos contar batallitas tomando una copa de champagne.

Nos vemos pronto, cuídate!

Un abrazo

Andrés

(firma)