Carta formal e informal – Diferencias y ejemplos

En esta página vamos a explicar las diferencias entre la carta formal y la informal. Las características, el tipo de lenguaje, los tratamientos y las fórmulas de cortesía. Finalmente, veremos un par de ejemplos a modo práctico.

El rasgo más fundamental y aquello que distingue principalmente una carta formal de otra carta informal, reside principalmente en el destinatario. Dependerá de quién sea la persona a la que se redacta la carta para elegir las características apropiadas en cada caso.

Formal e informal

La carta formal: Está dedicada a aquellas personas con las que no tenemos ningún vínculo afectivo, y que por lo general, debemos tratar de manera educada, cortés, guardando las distancias y utilizando la forma de “usted”. Dentro de este género epistolar podemos englobar todo tipo de cartas comerciales, institucionales, oficiales…

La carta informal: Por el contrario, hace referencia a un destinatario conocido, sea una amistad, un compañero de trabajo, un familiar o una relación sentimental. El lenguaje por tanto evitará el uso de “usted”. Sin importar el resto de cuestiones de cortesía, que entre amistades, no vienen usándose.

Diferencias principales

1 – Estilo gramatical: Las cartas formales requieren una escritura correcta, utilizando los signos de puntuación en cada situación. En cambio, la carta informal carece de reglas al respecto, pudiendo utilizar un estilo, tal y como si estuviéramos hablando directamente cara a cara. De la misma manera, es posible añadir signos de exclamación, muy raros de encontrar en las cartas formales.

2 – Membrete: Las cartas formales, por lo general, llevan membrete. En la parte superior, tanto derecha como izquierda, suelen venir los datos identificativos de la persona o entidad que redacta la carta. En algunos casos, las empresas disponen de sus propias hojas membretadas.

En cambio, la carta informal no requiere membrete. No es necesario indicar los datos identificativos del remitente, ya que son conocidos. Pueden pasar directamente al saludo inicial.

3 – Saludo inicial: Una de las diferencias más notables entre las cartas formales e informales es el uso del saludo. Las cartas formales hace uso de los diferentes tratamientos de cortesía en función de la persona a la que va dirigida la carta. Generalmente comienzan con la frase:

“Estimado señor…”

En cambio, las cartas informales utilizan un encabezado más íntimo. Generalmente se utiliza la frase:

“Querido…”

4 – Introducción: Las cartas formales requieren una breve introducción para informar al destinatario sobre las intenciones de la carta, sea una recomendación, una presentación, una carta de solicitud, de agradecimiento…

En cambio, las cartas informales no requieren de ninguna estructura. Tal y como si se tratase de una conversación abierta, el emisor tiene todo el derecho a comenzar la carta con la información que le sea más relevante, sin un orden establecido, casi de manera improvisada, tal y como ocurre en las conversaciones reales.

5 – Cuerpo de la carta: Las cartas informales deben mantener a lo largo del cuerpo el resto de tratamientos de cortesía adecuados al destinatario. La carta precisa brevedad, sin entretenerse en chascarrillos o detalles sin importancia.

En cambio las cartas informales pueden extenderse tantos párrafos como sea necesario. Existe una total libertad a la hora escribir.

6 – Despedida: Las cartas formales se despiden con el lenguaje cordial y con las fórmulas de cortesía habituales. Tales como:

“Se despide atentamente,”

Las cartas informales no utiliza siempre alguna frase cercana que muestre sentimientos. Es habitual encontrar cartas informales que se despiden de esta manera:

“Un abrazo muy fuerte”

“Un beso”

7 – Firma: Las cartas formales requieren al terminar el nombre de la persona (Se denomina pre firma) acompañado de la firma. Su importancia en el mundo de los negocios, las empresas, los asuntos legales, hace que la firma sea del todo necesaria para dar veracidad al documento.

En cambio, la carta informal no es necesario que esté firmada. Aunque sí que haya mucha ente que las firme.

8 – Postdata: Otra de las características típicas de las cartas informales es el uso de la postdata. El hecho de improvisar la información, de plasmar las frases sin un orden programado hace que al finalizar la carta, pueda quedar alguna información en el tintero. Para, ello, se añade la postdata, permitiendo apuntar algunas frases olvidadas.

Dentro del ámbito de las cartas formales, no existe lugar para la postdata. Se supone que la persona que redacta el documento se toma su tiempo, utiliza un borrador, y sabe en todo momento los asuntos a tratar. Una postdata en la carta formal puede considerarse como una falta de respeto, y otorga mala imagen a la persona que escribe.

Ejemplo de carta formal:

En México, a 12 de junio de 2018

Estimado señor García:

Mediante el presente comunicado, quiero hacerle llegar mis felicitaciones por el nuevo cargo, darle la bienvenida a la empresa, e informarle sobre la siguiente reunión que tendrá lugar el próximo día 15 de junio en el departamento de calidad.

Le ruego asista con los documentos y las fichas que hay sobre la mesa de su despacho, ya que trataremos temas del año pasado.

Sin otro parecer, se despide atentamente,

Alfonso Ribas

(firma)

Ejemplo de carta informal:

12 de julio de 2018

Mi querido primo Juan:

¡Cuánto tiempo sin vernos!

Ya va siendo hora de que volvamos a reunirnos. En esta ocasión, debo aclararte de que no se trata de mi enlace matrimonial, tal y como pasó la última vez. Han pasado los años tan rápido que parece mentira.

Se trata de la comunión de mi hija Andrea el próximo día 12 de julio. Estáis invitados tanto tu como tu mujer y los niños. Nos encantaría que pudierais venir, pero entiendo que la distancia sea un problema.

Espero tu respuesta, lo antes posible

Un abrazo fuerte

Tu primo Daniel

 

Carta formal e informal – Diferencias y ejemplos
3.7 (73.33%) 3 votes

Dejar un comentario