Hoy en día el mundo gira más rápido de lo que nunca lo ha hecho hasta ahora. La gente viaja entre continentes de igual manera que antaño lo hacían nuestros abuelos de pueblo en pueblo. En aquella época las despedidas eran por mas tiempo y mas dolorosas. Hoy, El avión sustituye al carro de caballos.

Todo se mueve rápido y las despedidas también. Los trabajos son inestables y miles de personas se despiden cada día de sus compañeros. Los aeropuertos son los auténticos museos vivientes de la despedida en sí.

Pero con tanto ajetreo se nos olvida el hecho de despedirnos y es entonces cuando surge la idea de un modelo de carta de despedida. Nos ausentamos de una vivienda en alquiler o de una habitación de hotel. Abandonamos a nuestras familias. Abandonamos el país en busca de nuevas aventuras. Y siempre existe la persona que nos toca en el hombro y nos dice: ¡Mándame un email!.

Por todo ellos vamos a centrarnos en las cartas de despedida. Veamos unos ejemplos de modelos de cartas de despedida.

Carta de despedida


12 de enero de 2017

Sr. D. Manuel López zapatero

Plaza Mayor 43

Barcelona

Mi estimado amigo: El próximo día 20 embarcaré para Venezuela donde fijaré mi residencia. Hemos decidido montar allí un nuevo negocio de restauración y yo mismo me pondré al frente de la empresa.

Por tal motivo, quiero hacerle expresivo mi agradecimiento por las atenciones que usted tuvo para conmigo cuando estuve en su casa y ofrecerme a usted en la capital venezolana para cuanto pueda serle útil.

Su incondicional buen amigo.

Rodrigo Fuentes

(firma)


Carta de despedida nº2

Bilbao, 2 de enero de 2017

Sr. D. Julio Gallinares Viejo

C\ Las mirindas, 87 C

Vitoria

Querido amigo:

Fue un placer para mí trabajar contigo codo a codo en la confección del plan de pensiones que tanto dolor de cabeza nos produjo a ambos cuando nuestro jefe del banco, el Sr. Ortega, nos comunicó nuestros deberes.

Juntos lo hemos sacado adelante, Juntos hemos conseguido que el banco se enorgullezca de nosotros y pueda sacar el plan a tiempo para la nueva temporada. Este éxito es tan mío como tuyo, a pesar de que el premio y las medallas se me hayan otorgado a mi, quiero que sepas que lo considero de los dos.

Fue un placer coincidir contigo y es por eso que ahora, con unos días por medio y con la cabeza fría, recuerdo que me ausenté sin despedirme. No te ofendas, fueron las copas y el éxito que se me subieron a la cabeza.

Te deseo prosperidad y éxito en tu trabajo. Espero que mi sustituto esté a la altura de trabajar con una persona tan eficiente como tu.

Sin otro parecer, te envío esta carta de despedida.

Se despide, con un hasta pronto

Santiago Chalaneaste Rodríguez

(firma)